Decoración dormitorios, Ideas para decorar, Inspiración decorativa

8 vestidores de revista que no te podrás quitar de la cabeza

En el artículo de esta semana nos ponemos en modo Carrie Bradshaw en “Sexo en Nueva York” y nos volvemos loc@s por un vestidor de revista. ¡Eso sí! Ten en cuenta que los vestidores no tienen por qué ser espacios enormes con cientos de cajones, baldas y estanterías por doquier. Si no dispones de mucho espacio, no tienes que renunciar a tu vestidor soñado, ya que te vamos a mostrar diferentes opciones que se adaptan a casi cualquier rincón que tengas disponible.

Lo importante es que el vestidor en cuestión se adapte como un guante a tus necesidades en cuanto a organización, distribución y hábitos diarios. Lo ideal, como sabes, es que el vestidor esté hecho a medida, pero esto implica un coste que en algunos casos no es posible asumir. Por este motivo, en este nuevo artículo del blog de Hogar Tapizado hemos pensado en diferentes opciones que respondan a necesidades muy diversas. Verás cómo es posible tener un vestidor de ensueño realizando una reducida inversión sin que el espacio pierda estilo y personalidad.

Además, rompemos el mito de que los vestidores son solo para mujeres apasionadas por la moda y los complementos. Los vestidores son para todos: mujeres, hombres y también para los pequeños de la casa. Pueden ser individuales o compartidos, clásicos, románticos, de estilo campestre, industrial, etc.

Lo que está claro es que, sean cuales sean tus necesidades y estilo de vida, hay un vestidor que se adapta a ti. Descubre 8 vestidores de revista que no podrás quitarte de la cabeza, además de algunas ideas y trucos que te permitirán organizarlo tan bien que será la envidia incluso de Marie Kondo. Visita este artículo si quieres descubrir los ‘hits’ del Método Konmari de la gurú del orden japonesa que triunfa en internet.

 

 

8 “closets” de ensueño (también a prueba de espacios pequeños)

 

Integrado en el dormitorio.

Un vestidor integrado en el dormitorio puede aportar importantes ventajas. No es necesario que la habitación sea muy amplia, ya que lo importante es que el vestidor esté integrado de tal forma que aprovechemos cualquier recodo. Una esquina con columnas y huecos imposibles puede ser un buen lugar para situarlo. Por otro lado, una de las tendencias más claras que estamos viendo es situar el vestidor detrás del cabecero de la cama. De esta forma, conseguirás delimitar dos espacios dentro del dormitorio y darle un estilo moderno y actual que no habías pensado.

 

 

Modular en “L” o en “U”.

Los vestidores modulares en forma de “L” o “U” son de los más demandados por su practicidad y resultado estético. Lo habitual es verlos como espacios contiguos a los dormitorios. Nuestra recomendación es llevar los armarios hasta el techo para aprovechar al máximo el espacio y evitar los antiestéticos huecos sobre los armarios (que además se llenan de polvo), así como destinar cada espacio a un tipo diferente de prenda o complemento.

Tampoco olvides incorporar espejos de cuerpo entero; una alfombra calentita (mejor de pelo corto); una práctica cajonera para aquellas prendas y complementos que necesitas “tener más a mano” y un sillón, que te servirá como pieza comodín (para descansar, colocar prendas, crear outfits, etc.). En la tienda online de Hogar Tapizado encontrarás una amplia variedad de sillones que se adaptan a todos los gustos. Descubre el que mejor queda en la decoración de tu vestidor en este enlace. En este tipo de vestidores, incluir un espacio central en el que incorporar todos estos elementos te dará mucha movilidad y sensación de amplitud.

 

Desde el suelo hasta el techo.

Como comentábamos en el punto anterior, a la hora de decantarnos por un vestidor para ampliar espacio de almacenaje, la clave está en aprovechar cada rincón, por imposible que parezca. Si lo encargas a medida, puedes sacarle partido a cualquier columna inoportuna, viga o espacio desaprovechado.

Un gran vestidor de suelo a techo puede servirte para separar prendas, complementos y calzado por temporadas. De esta forma, no tendrás que ocupar varias habitaciones y armarios cuando hagas los cambios de armario. ¿Te enfrentas a un cambio de armario? Pues descubre 10 trucos para aprovechar el espacio y lograr que se mantenga ordenado en este artículo del blog de Hogar Tapizado.

 

Vestidor que separa espacios diáfanos.

Cada vez es más habitual que las viviendas sean lo más diáfanas posible, especialmente si no dispones de muchos metros cuadrados. Se acabaron los pisos de largos pasillos y compartimentados en muchas habitaciones.

Aunque los primeros espacios unidos y diáfanos que nos vienen a la cabeza son el salón y la cocina, una de las tendencias que llega con más fuerza es integrar en un mismo espacio diáfano: dormitorio, baño en suite y vestidor. En estos casos, las puertas correderas juegan un importante papel decorativo, además del mobiliario auxiliar como una cajonera en forma de isla que también puede servirte para dividir visualmente las funcionalidades de cada estancia.

 

 

¡Un vestidor en el baño!

Al hilo de lo que comentábamos en el apartado anterior, los vestidores también pueden resultar muy prácticos y funcionales si los incorporas junto al baño o en su interior. Normalmente, si duermes con tu pareja, es muy probable que os levantéis a distintas horas. Para respetar el descanso de quien se levanta más tarde, el baño puede ser un lugar ideal para incorporar el vestidor. En un mismo espacio podrás asearte y vestirte sin despertar a nadie. ¡Eso sí! El baño debe ser bastante amplio para que puedas moverte con soltura.

 

En el pasillo de acceso al dormitorio.

Es probable que en alguna ocasión te hayas planteado cómo sacarle partido al pasillo de entrada a tu dormitorio. Si es tu caso, un vestidor empotrado a cada lado con puertas correderas o en acordeón puede ser una idea con la que conseguir un doble objetivo: aprovechar ese espacio e integrar un estupendo vestidor en el dormitorio. Para que el pequeño pasillo de acceso no pierda luz, puedes incluir puertas de madera en tonos claros o incluso paneles translúcidos. También puede ser buena idea incorporar luminarias en el interior del armario.

 

Abierto y con aire campestre.

Los vestidores totalmente abiertos (sin ninguna puerta) formados por baldas, cajoneras abiertas y barras vistas (tipo burro de tienda de moda) son muy prácticos. Aunque en un primer momento puedas pensar que quedará “soso”, te damos una idea clave: el papel pintado hará maravillas. Además, gracias al papel pintado podrás aportar a la estancia el estilo decorativo que estás buscando.

En esta dirección, una de las tendencias que más nos gustan es el estilo “campestre” con pequeñas flores en tonos empolvados. ¡Verás que resultado! Si te gusta el estilo rústico, no te pierdas este artículo en el que te contamos cómo decorar una casa de campo.

 

Vestidor de estilo industrial.

Más allá de la clásica madera tratada (un clásico que siempre funciona en los vestidores), el estilo industrial se impone cada vez más en este tipo de mobiliario. De esta forma, vemos cómo el hierro y el metal en tonalidades oscuras se mezclan con la madera en bruto, sin apenas tratamiento. En cuanto a las paredes, tanto las exteriores como las del interior del vestidor, el micro cemento y el ladrillo visto completarán la ecuación del éxito.

 

Sea cual sea el estilo y estructura que elijas para dar forma al vestidor de tus sueños, los elementos claves que no pueden faltar son: el sillón comodín, la cajonera (en forma de isla, si el espacio lo permite); la alfombra y, para conseguir mejorar el orden, las cestas y cajas de cartón pueden resultarte útiles. ¡Ahora solo te falta disfrutar del tu nuevo vestidor! ¿A que ya te sientes un poquito más Carrie Bradshaw?

Deseamos que estas propuestas de vestidores te hayan gustado y te resulten útiles a la hora de organizar el espacio para almacenar todas tus pertenencias. Permanece atent@ al blog de Hogar Tapizado porque cada semana te traemos novedades para inspirarte con ideas sencillas y prácticas.