decoración de pisos pequeños, Decoración estilo industrial, Estilos decorativos, Ideas para decorar, Inspiración decorativa

10 claves decorativas para conseguir un “loft” de estilo industrial (que no pasa de moda)

Estamos “in loft” con el estilo decorativo industrial. Es atemporal, ecléctico y se adapta a espacios pequeños como los “lofts” o mini-pisos, cada vez más habituales en nuestro país, especialmente en las grandes urbes. Además, es muy sencillo de conseguir con las claves decorativas que te mostramos en este artículo del blog de Hogar Tapizado.

El estilo decorativo industrial nació a mediados del siglo pasado, pero sigue más vigente que nunca ya que ha demostrado ser capaz de adaptarse a los hogares de las últimas décadas. Con el estilo industrial no tendrás la duda de si “pasará de moda” pronto, ya que está tan de actualidad como el primer día y podemos decir casi con total exactitud, que lo seguirá estando…

Para conocer su origen, como decíamos, tenemos que remontarnos a los años cincuenta del pasado siglo cuando la ciudad de Nueva York comenzó su proceso de desindustrialización, trasladando las industrias que se encontraban en plena ciudad a las afueras. Con este movimiento, en el corazón de la gran urbe y en los barrios del centro quedaron libres multitud de espacios que antes albergaban talleres y fábricas. Estos espacios fueron adquiridos por muchos jóvenes de la ciudad que lograron integrar los elementos industriales en las viviendas creando así un nuevo concepto decorativo: el estilo industrial.

Y ahora te preguntarás, ¿pero si yo no vivo en Brooklyn como voy a conseguir un “loft” de estilo industrial? Independientemente del lugar en el que vivas, puedes lograr un “loft” industrial al más puro estilo neoyorkino siguiendo estas sencillas claves que te mostramos a continuación. Las grandes ventajas del estilo decorativo industrial son: la luminosidad de sus espacios diáfanos, su funcionalidad y su atemporalidad. ¡Ah! Y muy importante: como adelantábamos al principio de este artículo, resulta un estilo decorativo ideal para espacios de reducidas dimensiones como “lofts” y mini-pisos.

 

 

10 ideas decorativas para lograr un “loft” industrial de revista

 

Los materiales claves.

El estilo decorativo industrial cuenta con materiales y elementos claves que no pueden faltar si queremos recrearlo en nuestro hogar. Hierro, metal, madera natural (en bruto y sin tratamiento aparente), cuero, terciopelo, aluminio y el binomio metal- madera son fundamentales. Para los suelos, el cemento pulido, el micro cemento o los suelos de tablones de madera naturales son importantes en el estilo industrial. Para las paredes, el cemento pulido o los ladrillos vistos son ideales (pudiéndose pintar en diferentes colores).

 

El mobiliario que no puede faltar.

Como mobiliario clave, las mesas de centro que combinan madera y metal con ruedas incorporadas; las sillas de estilo “tolix” en negro o gris oscuro, sin olvidarnos de los muebles de estilo profesional recuperados y los sofás-chéster de piel o terciopelo en diferentes tonalidades de marrones u otros tonos cálidos. También los pallets de madera son elementos predominantes en este estilo decorativo. En la tienda online de Hogar Tapizado encontrarás una amplia variedad de cojines, respaldos y asientos a medida para pallets. Consulta la selección.

 

 

Grandes ventanales y mucha luz natural.

Los grandes ventanales han marcado este estilo decorativo desde sus inicios, por su origen como reconversión de espacios industriales en viviendas. Estos espacios industriales contaban con grandes ventanales por lo que, si tenemos la posibilidad, es perfecto si podemos incorporarlos en nuestro “loft”. Los marcos de las ventanas resultan ideales en metal de tonalidades oscuras. Estos grandes ventanales, sumados a los espacios diáfanos, llenarán de luz natural las estancias.

Para potenciar la entrada de luz natural podemos incorporar separadores de cristal o en materiales traslúcidos en el interior de la vivienda. De esta forma, la luz natural campará a sus anchas…

En cuanto a los suelos, también podemos “jugarlos” para ampliar visualmente los espacios y potenciar la luz natural de la siguiente forma: incluyendo tablones largos de madera en paralelo a la pared más larga. Los colores, siempre en tonalidades frías, ya que las gamas cromáticas cálidas reducen visualmente los espacios.

 

Espacios diáfanos en dos alturas.

Como decíamos, los espacios diáfanos son otra de las características más definitorias del estilo industrial. Los techos altos pueden permitirnos dividir la vivienda en dos alturas. Normalmente se separan de la siguiente forma: en la parte inferior (primera planta) cocina, comedor y salón conectados, despacho, aseo y salida al exterior (si existe la posibilidad); y en la parte superior (segunda planta) dormitorio y baño en suite a modo de balconera visible desde la parte inferior de la vivienda.

 

Escaleras industriales (aprovechadas al máximo).

Para conectar ambos espacios (si es el caso) podemos incorporar escaleras de metal combinadas con madera. Recomendamos evitar las escaleras de caracol que, aunque estéticamente pueden resultar atractivas, no son demasiado funcionales cuando permiten el acceso a estancias muy transitadas. Mejor incorporar una escalera tradicional con barandilla a ambos lados, todo ello en metal de colores oscuros.

Puedes, además, envejecer los materiales, incorporar elementos naturales como cactus y otras plantas de interior en los bordes interiores de las escaleras o una librería en blanco a lo largo de la subida. Otra opción es incluir grandes obras de arte (en formato lienzo o escultura) en espacios con amplia visibilidad, como por ejemplo, al final de la subida de las escaleras.

 

 

Los colores “estrella” del estilo industrial.

Elegir los colores adecuados también resulta fundamental para conseguir este estilo decorativo. El negro no puede faltar. No es necesario que esté en grandes espacios. Lo ideal es incorporarlo en detalles como alfombras (muy útiles para separar visualmente estancias en espacios diáfanos), marcos de cuadros, escaleras, bordes de ventanas, detalles metálicos, lámparas de cocina, encimeras, etc.

Este estilo industrial, además del negro, exige tonalidades neutras y frías como el blanco nuclear, azules o verdes, grises, etc. Para restar frialdad a los espacios, podemos incorporar elementos de madera natural que “endulzarán” la propuesta decorativa, además de textiles cálidos en fibras naturales.

 

La belleza del minimalismo.

La filosofía “menos es más” es clave en el estilo decorativo industrial. El estilo industrial choca frontalmente con los espacios recargados. No por disponer de espacios diáfanos debemos tender a “rellenarlos” a toda costa. El mobiliario tiene que ser funcional y los elementos decorativos estar bien elegidos para evitar ese efecto recargado que queremos evitar.

Eso sí, podemos incorporar algún elemento clave que aporte personalidad a nuestro “loft”. ¿Y qué hay más personal que un cómodo sillón tapizado a tu gusto? En la tienda online de Hogar Tapizado encontrarás una amplia variedad de sillones que darán ese toque único y personal a tus espacios diáfanos. Elige el tuyo.

 


 

Estructuras vistas.

Llegamos a una de las fórmulas estrella para lograr este estilo decorativo: las estructuras vistas tanto en paredes (ladrillo o cemento pulido visto); como en suelos (de madera natural sin tratamientos aparentes); además de tuberías forradas en metal y, como no, vigas vistas de hierro o madera envejecida.

 

También para espacios laborales.

El estilo decorativo industrial no sólo resulta ideal para las viviendas tipo “loft”. Muchos espacios laborales de oficinas han apostado por este estilo para conectar los diferentes departamentos. La luz natural es otro de los elementos indispensables para crear espacios de trabajo saludables, por lo que el estilo industrial es muy adecuado.

 

 

Lámparas de techo colgantes.

Como ya hemos avanzado en puntos anteriores,  los grandes ventanales son claves en el estilo decorativo industrial. A esta luz natural, podemos añadir luz artificial en tonalidad cálida para contrarrestar el efecto frío de los colores y materiales que caracterizan a este estilo. Las lámparas de techo colgantes quedan perfectas en techos altos y conectan los “lofts” proyectados a dos alturas. Si no disponemos de tanto espacio entre suelo y techo, las lámparas de pie que simulan focos de cine o pantallas de fotografía completan a la perfección el estilo decorativo industrial.

 

Esperamos que estas claves e ideas decorativas te hayan gustado y te resulten útiles a la hora de renovar tu casa y darle un aire industrial. Permanece atent@ al blog de Hogar Tapizado porque cada semana traemos novedades para ayudarte a dar una nueva vida a tu vivienda de forma sencilla.